¿COMER POR PLACER, O PARA NUTRIRNOS?

La comida es un verdadero placer, muchas personas gastan gran parte de sus ingresos en buenos restaurantes y “buena comida”. Pero, ¿quién invierte en alimentación saludable?

El acto de comer es un placer para cualquier persona, y se debe a nuestro instinto de supervivencia. Nuestro cuerpo es una máquina perfecta, dotada de sistemas muy sofisticados como el hambre, para asegurarse de que el individuo se alimente y no muera.

De la calidad de los alimentos que elegimos depende nuestra salud. Lo que comemos se convierte en nuestra sangre, nuestra sangre en nuestras células, nuestras células en nuestros huesos y tejidos, en la capacidad de nuestro cerebro, y en el funcionamiento de todos nuestros procesos vitales.

El cuerpo necesita bases muy sencillas para funcionar saludablemente. Primero necesita tener los 3 macronutrientes en su alimentación diaria. Estos son: 1) Las grasas, 2) Los carbohidratos y 3) Las proteínas. Después necesita los micronutrientes, que son las vitaminas y minerales esenciales que sólo se encuentran en las frutas y verduras en forma natural, y por último el agua natural. Si alguno de los alimentos anteriores falta, el cuerpo no funciona eficientemente y es cuestión de tiempo que presente malestar, enfermedades o fallas.

Y hay algo muy importante que hay que comprender y es que el cuerpo “no necesita nada adicional a estos alimentos”.

La contaminación en nuestra alimentación llega con el consumo de los alimentos procesados, que en muchos casos cambian la composición de éstos e incluyen diversos elementos adicionales que nuestro cuerpo no necesita, que no reconoce como nutrientes y que son la causa de terribles daños a nuestra salud y bienestar.

La forma más fácil de asegurar una mejor salud y una larga vida, como primera etapa, es comer alimentos vivos, naturales y sin procesar el 80% del tiempo, y sólo consumir los procesados el 20% restante.

El bienestar que puedes alcanzar por medio de una buena alimentación es increíble. Tu nivel de energía aumenta drásticamente, la destreza intelectual, la concentración, la memoria, el buen humor, seguido de una buena digestión, y un físico que nos haga sentir bien con nosotros mismos.

En este orden de ideas te puedo asegurar que lo que comes hoy es por supuesto lo que eres, y lo que serás con seguridad en el futuro. ¡Comer sano puede ser delicioso!

En portada
Sección de la revista: 
adriana
Share this post: