ALQUERÍA DE CARRIÓN HOTEL BOUTIQUE

IMAGINA QUE EL VIENTO DE LA CIUDAD “CON EL MEJOR CLIMA DEL MUNDO” TE ACARICIA MIENTRAS CONTEMPLAS DESDE UNA TERRAZA, EL CERRO DE SAN MIGUEL CUSTODIADO POR LA MAJESTUOSIDAD DEL VOLCÁN POPOCATÉPETL Y, TE DEJAS CONSENTIR POR EL ENCANTO DEL PRIMER HOTEL BOUTIQUE EN ATLIXCO, PUEBLA.

Si estás dispuesto a pasar unos días de tranquilidad y confort, la ciudad de Atlixco, conocida como la Ciudad de las Flores, aloja un recinto el cual tiene su propia historia, y gracias a su rescate arquitectónico se convirtió en un espacio ideal para el descanso. Nos referimos al hotel boutique Alquería de Carrión.

EL PASADO CUENTA SU PROPIA HISTORIA
La antigua Villa de Carrión, hoy ciudad de Atlixco, fue fundada en 1579. La fertilidad del valle hizo que se convirtiera en el primer granero de la nueva España a principios del siglo XVII. La finca donde se ubica actualmente el hotel es considerado uno de los primeros diez edificios construidos en la antigua Villa de Carrión que albergó a los españoles que llegaban a la población para cuidar la producción agrícola. Por ello es que adoptó el nombre de Alquería.

LOS MUROS AÚN DE ADOBE Y PIEDRA
Tras los muros del hotel se esconden tres patios, dos centrales majestuosos con arcadas y contrafuertes que albergan las habitaciones y un tercero más íntimo donde se encuentra el jardín y la alberca.

Cada detalle de las habitaciones ha sido cuidado para brindar el descanso que todos buscamos, rodeado de ese ambiente y servicio que solo los hoteles boutique ofrecen. Habitaciones hasta con terraza o con una decorativa y relajante tina de hidromasaje. El hotel cuenta también con un área de masaje donde los aromas y tratamientos son perfectos para el deleite de los sentidos. Para quien guste del golf, el hotel cuenta con acceso a un campo a 10 minutos de distancia.

Una escapada de fin de semana, en pareja o en familia, o un encuentro especial para celebrar un cumpleaños o una boda es engrandecido gracias al servicio especializado, la belleza del alojamiento y la cercanía a la ciudad de México, a solo 2 horas y media en auto.

Cuando visites la Ciudad de las Flores, no olvides probar un helado y la cecina atlixquense”. Visita la zona de viveros, comprenderás el porqué del sobrenombre de Atlixco. Los museos, los conventos y el arte sacro te harán revivir el pasado. Y si tu andar por esta ciudad poblana es en septiembre, prepárate para presenciar la máxima fiesta del lugar conocida como el Huey Atlixcáyotl.

En portada
Sección de la revista: 
adriana
Share this post: