BARBAS VEMOS, Rituales no sabemos.

Las Barberías no son aburridas, ni mucho menos lugares a donde va puro viejito, las barberías son lo de hoy y sí, ¡son para todos!

Comencemos por definir quiénes son los barberos y cuál es su labor, ya que dicho oficio existe desde tiempos remotos y no simplemente eso, los barberos han sido considerados como unos de los miembros más importantes de tribus antiguas, además de que en la cultura egipcia eran apreciados como personas muy respetadas, ya que no sólo trataban el vello facial de los faraones, también eran una especie de sacerdotes y en ocasiones hasta médicos. 

En tiempos más recientes, estos personajes dedicaban su vida a embellecer, estilizar y rasurar la barba de los hombres de alto estatus, y eran tan importantes que en la Edad Media también profesaban como cirujanos o dentistas, de ahí vienen los típicos postes de rayas en espiral azules, blancas y rojas, que hoy día conocemos como el ícono tradicional afuera de toda barbería. 

En la actualidad los barberos son considerados como diseñadores de estilo, confidentes de historias y como ‘gurús’ en tendencias de moda.

Los templos donde estos líderes profesan y perfeccionan sus técnicas son conocidos como barberías, las cuales, como bien sabemos, son los santuarios donde muchas de las barbas que vemos en la calle toman forma, estilo, aroma y hasta color. Las barbas han retomado furor dentro de la población mundial, por eso resurgen estos santuarios tan famosos.

Las barberías son estos lugares que han sido históricamente los confesionarios para los hombres, donde durante siglos los varones hemos escapado a socializar y a desconectarnos del mundo exterior, bunkers donde además de tener una buena conversación con un camarada barbado, se puede disfrutar de un buen trago derecho. Ahí, por supuesto, se ofrecen estos rituales en los cuales te tratan como rey (reina), comenzando por un lavado y masaje, pasando por un suave tratamiento de toallas calientes y frías, culminando con un rasurado, en el cual se utilizan técnicas ancestrales con navajas y ungüentos. Por creencia popular, ubicamos que estos lugares son específicamente para los machos, pero en la actualidad, existen especialistas en estilos para mujeres, además de también ofrecer cortes para niñas y niños.

Existe una variedad infinita de barberías, las hay por zonas, por estilos, por colores, olores y hasta sabores. Así que busquen su opción más cercana y atrévanse a apapacharse con estos tratamientos tan exclusivos y en boga, no se arrepentirán. 

En portada
Sección de la revista: 
David
Share this post: