CABINA DE GRAVEDAD CERO

IMAGINA QUE EL CUERPO PUEDA DEJAR DE SENTIR LA FUERZA DE LA GRAVEDAD Y CON ESTO COMENZAR A LIBERAR ENDORFINAS PARA PONER EN MARCHA LA RELAJACIÓN DE CUERPO Y MENTE. 

Los tanques de aislamiento los desarrolló por primera vez John C. Lilly, un neuropsiquiatra que los utilizaba principalmente como una manera de estudiar la conciencia en la década de los 50. Actualmente, estos tanques se utilizan principalmente para aliviar tensiones y sus defensores dicen que puede ayudar con el dolor y a alcanzar nuevos niveles de conciencia.
 
Presentada durante el Salón del Mueble celebrado en Milán, esta cabina cuenta con un sistema de flotación seco, conseguido a partir de un relleno de agua a 36º centígrados. Durante la experiencia, el cuerpo humano deja de autorregular su temperatura y se pierde la sensación de la gravedad.
 
Una vez llegado a ese punto, el cuerpo comienza a liberar endorfinas y se pone en marcha la relajación de cuerpo y mente, esto aunado a la promesa de poder trabajar de la mano con ejercicios de entrenamiento cognitivo. Mientras que estás envuelto por el calor, se supone que debes escuchar una app especialmente diseñada para meditar que mejora estas experiencias. Esta combinación lleva al usuario a una experiencia que reduce los niveles de estrés, regula las emociones, mejora el autocontrol e incluso optimiza el sistema inmune y las funciones cerebrales.
 
También cuenta con una luz LED que cambia de color en el interior, que suponemos tiene la misma función que la cromoterapia -método curativo de algunas enfermedades que se fundamenta en los efectos producidos por los colores en el organismo- aunque la manera en que eso ayuda al aislamiento sensorial no está muy clara todavía. 
 
BENEFICIOS
Se reduce el estrés, la tensión muscular, el ritmo cardiaco, el ritmo respiratorio, el pulso, el insomnio, la depresión, la ansiedad, el dolor premenstrual, el jet lag, la fatiga y los dolores crónicos (migrañas, asma, dolores de espalda, artritis, trastornos gastrointestinales y cardiovasculares entre otros.)
 
Se mejora la circulación sanguínea, la circulación linfática y el metabolismo celular, la capacidad de aprendizaje y la concentración, también se estimula la creatividad y la imaginación.
 
Se refuerza el sistema inmunológico, la confianza en uno mismo y la sensación general de bienestar.
 
Se acelera la recuperación física después de hacer deporte; lesiones y enfermedades se rehabilitan; se logra superar hábitos, fobias y adicciones (como el consumo del alcohol y tabaco).

 

En portada
Sección de la revista: 
adriana
Share this post: