DIAGNÓSTICO GENÉTICO PREIMPLANTACIONAL

Técnica que permite asegurar una descendencia sana con la selección de aquellos embriones libres de anomalías cromosómicas y mutaciones genéticas.

La infertilidad es una enfermedad que afecta a la pareja que después de un año de relaciones sexuales (regulares en la fase fértil del ciclo menstrual) sin protección no ha podido embarazarse. Esto es válido cuando la edad de la mujer es menor a 35 años; cuando es mayor se considera infertilidad después de 6 meses sin haber podido concebir. Actualmente se calcula que 1 de 6 parejas acudirá a un especialista en fertilidad.

Un estudio realizado en donde se analizaron 6000 embriones por Diagnóstico Genético Preimplantacional (DPG) reveló que cuando no se utiliza esta técnica, más del 50% de los embriones transferidos son cromosómicamente anormales, y darán lugar a una pérdida temprana del embarazo o a un aborto espontáneo. Por lo tanto, se considera que la evaluación morfológica del embrión que se realiza comúnmente en un laboratorio in vitro acompañada del DPG es la mejor técnica para seleccionar embriones sanos e incrementar las tasas de embarazo.

La pareja debe realizar un tratamiento de fecundación in vitro y después de tres días para que los embriones resultantes en el proceso se han dividido en 6 a 8 células. En esta etapa se realiza una biopsia del embrión extrayéndose una célula la cual será analizada en el laboratorio de biología molecular. En el quinto día se reliza la transferencia de los embriones sanos y evolutivos al utero o matriz, que darán lugar a uan gestación totalmente normal.

Este tratamiento está indicado en pacientes con enfermedades hereditarias autosómicas o ligadas a cromosomas sexuales, entre las enfermedades que se pueden diagnosticar están la hemofilia, fibrosis quística, betatalasemias, hidrocefalia, adrenoleucodistrofias, entre otras. Además en casos de abortos de repetición o pérdida gestacional recurrente, se estima que la causa en un 50% de los casos de aborto radica en el embrión; esta técnica permite seleccionar a los embriones que carecen de una anomalía numérica.

En casos de edad materna avanzada (más de 37 años) existen evidencias de un aumento del índice de aneuploidias, el DPG ayudaría a seleccionar los embriones cromosómicamente normales.

Como futuros padres siempre queremos tener la certeza de concebir y tener en los brazos un bebé saludable. Con la llegada de estos procedimientos cada vez estamos más cerca de lograrlo.

Sección de la revista: 
adriana
Share this post: