El ARTE DE USAR UNA MASCADA

Las mascadas han sido durante siglos un accesorio que no pasa de moda. toda mujer debe tener al menos una en  su guardarropa. 

La mascada  tiene diferentes contextos culturales al mismo objetivo, ya sea para adornar de diversas formas un atuendo, para mostrar sus ideologías religiosas, políticas o sociales, o por el simple  gusto de lucir con más estilo. 

Las mascadas están de vuelta para convertirse en el complemento perfecto para nuestros looks, son uno de  los  accesorios femeninos por excelencia; es una de las maneras más fáciles de hacer elegante cualquier vestimenta. Una mascada  puede agregar rápidamente un toque de color que aporta  interés a un  conjunto; sin importar  la edad,  ni el  tipo de cuerpo, esta es una prenda que tiene la bondad de adaptarse, se  puede llevar de diferentes maneras y darle diferentes usos. 

Sobre la pasarela las hemos visto con diferentes firmas y en esta edición contamos con la colaboración de una de las mejores.  Pineda Covalín, marca mexicana reconocida internacionalmente por su propuesta de diseño,  es una autoridad en lo que a esta prenda se refiere.  

Pineda Covalín es una invitación a viajar por los caminos de Latinoamérica que mira al mundo moderno a través de los ojos de su historia, de sus tradiciones, de su pluralidad cultural, de su multiplicidad étnica y de su fértil imaginación. Es también un merecido homenaje a los creadores anónimos de todos los tiempos que plasmaron la cosmogonía de Latinoamérica en los fantásticos diseños que hoy en día, como símbolos, representan lo que somos. 

La mascada tiene una gran importancia ya que es el diferenciador con el que las personas se distinguen y dan un toque individual a su vestimenta.  La seda transmite movimiento, femineidad, gusto y  deseo, que en conjunto con el color y la iconografía son las raíces de la marca. La diversidad de la naturaleza mexicana desde los rojos de los desiertos, los azules de sus costas, lo verde de sus selvas y los violetas de las montañas componen el mosaico del colorido.

El buen gusto es la esencia de la elegancia natural y el placer estético. El arte de usar la mascada nos lleva a un mundo muy versátil donde puede colocarse en el cuello de varias formas, así como poderla portar en el pelo, como cinturón o blusa. 

En portada
Sección de la revista: 
David
Share this post: