El MODO

Con apenas 6 años de existencia en la esquina de las calles de Córdoba y Colima, en la tradicional colonia Roma de la Ciudad de México, este espacio se ha dedicado a ser el lugar donde se demuestra que los objetos tienen objeto. ¿Y cuál es el objeto? simplemente compartir por medio de interesantes muestras temporales la importancia que tienen en nuestra vida cotidiana.

Además de visitar el museo, su ubicación es ya en sí misma toda una experiencia. Se localiza en una casa construida en 1906 y es uno de los ocho inmuebles clasificados como testimonio del estilo Art Noveau que aún se conservan en esta ciudad. La colonia Roma surgió a principios del siglo XX y actualmente se ha convertido en un destino que vale mucho la pena visitar, ya que además del MODO hay muchos restaurantes, cafés, tiendas y galerías que complementan y sazonan muy bien el paseo. 

Desde hace más de 40 años, Bruno Newman, fundador del MODO, comenzó a reunir y a coleccionar una serie de objetos que le resultaron bellos unos, originales otros e interesantes todos. Artefactos singulares cuyo destino era ser perecederos como empaques, envases, exhibidores, anuncios, tipos y otras piezas relacionadas con las artes gráficas, hoy forman parte del acervo central del MODO

“En 2004 se inició el trabajo de inventariar, catalogar y registrar fotográficamente cada uno de estos objetos, tanto para asegurar su conservación y resguardo, como para facilitar su acceso, de forma física y electrónica. Así es como el acervo se ha dividido en diversas colecciones, lo cual posibilita, entre otras cosas, su mejor entendimiento” nos comentó Paulina Newman directora del museo.

Todos estos objetos, que conforman las colecciones, muestran diversos aspectos de la vida cotidiana y hacen referencia a la historia de una sociedad desde inicios del siglo XIX. Por medio de este acervo, es posible entender el fenómeno del diseño y la comunicación, a través de las marcas, su promoción y evolución a lo largo de los años y cómo es que todo esto influye en la vida de lo cotidiano. Es un registro vivo de la evolución del diseño industrial y gráfico en los últimos doscientos años. 

Para muchos, los objetos de estas colecciones serán curiosos; para otros, la vuelta a un pasado nostálgico lleno de recuerdos; y para otros, un descubrimiento y un estímulo estético e intelectual. Cuando esta revista esté en circulación ya estará inaugurada la nueva exposición: Erotismo, un paseo por la vida íntima de los objetos.  

En portada
Sección de la revista: 
David
Share this post: