EL SLIMLINE MOONPHASE MANUFACTURE DE FRÉDÉRIQUE CONSTANT

LA COLECCIÓN MANUFACTURE ES EL ORGULLO Y LA SATISFACCIÓN DE LA MARCA. CON MÁS DE 20 CALIBRES MANUFACTURA EN SU CATÁLOGO, FRÉDÉRIQUE CONSTANT PUEDE HACER VALER DEFINITIVAMENTE SU CONDICIÓN DE AUTÉNTICA ELABORACIÓN RELOJERA, QUE LE PERMITE OFRECER UNA GAMA DE RELOJES DE ALTA CALIDAD, BELLO DISEÑO Y UN PRECIO DE LUJO ACCESIBLE.

La fuerza del Slimline Moonphase Manufacture radica en su perfil superplano, así como su elegancia y sencillez. El tiempo nunca se había expresado con tanta claridad. La versión más reciente incluye una nueva esfera de color marfil con decoración de rayos de sol e índices plateados aplicados, añadiendo riqueza cromática a una paleta clásica de tonos como marfil, azul cobalto o chocolate. Al revitalizar la esfera de este modelo, el reloj luce un aspecto más elegante y vintage.

La esfera cuenta con agujas de las horas y los minutos centrales, indicación detallada de la fase lunar y de la fecha, junto con una ilustración de la luna y las estrellas. Una caja equilibrada de 42 mm y una esfera despejada permiten expresar la hora con una placentera sencillez. El calibre automático FC-705 es de desarrollo, fabricación y montaje propios. La peculiaridad de este movimiento es que todas las funciones se pueden regular a través de la corona. La caja no cuenta con ningún pulsador, logrando así una funcionalidad más sencilla y cómoda. Dirigiendo la mirada hacia el fondo transparente de la caja, puede contemplarse el movimiento, finamente decorado, que hace gala de la maestría de Frédérique Constant en detalles como la decoración perlada y Côtes de Genève circular.

Los modelos se definen por su calidad, su carácter único y la precisión de su diseño y producción. La calidad del diseño, los materiales y la manufactura son valores perceptibles de la marca y constituyen una de las claves de su éxito. Cada reloj se ensambla a mano y se revisa exhaustivamente con el equipamiento más avanzado para garantizar la máxima calidad y durabilidad. La empresa innova para ofrecer creatividad y un valor excepcional. La distinción suiza se plasma en el ideal de atención a los detalles que impera en la elaboración de los movimientos manufactura, la alta calidad de los acabados y la elegancia de cada ejemplar.

Frédérique Constant, una manufactura relojera con sede en Plan-les-Ouates, Ginebra, participa en todas las fases de producción de los relojes, desde el diseño inicial hasta el ensamblaje final y el control de calidad. Además, desarrolla, produce y ensambla calibres manufactura.

En portada
Sección de la revista: 
adriana
Share this post: