El spa y la cruda realidad

La preocupación es nuestra salud, seguridad y bienestar.

Es muy común escuchar que sudar cura la cruda. Después de una fiesta, el Spa puede ser una gran tentación en busca de una “cura milagrosa”. Después de consumir bebidas alcohólicas, lo mejor es cancelar nuestra cita en el Spa, puede que nadie nos impida el acceso – aunque debería, ya que ponemos nuestra salud y nuestra vida en riesgo. No deberíamos molestarnos o insistir, su única preocupación es nuestra salud, seguridad y bienestar.

El organismo humano es un sistema hipercomplejo e hiperintegrado, cuenta con sistemas que detectan las modificaciones y los estímulos externos e internos y transmite la información a otros sistemas donde se toman decisiones y se activan los sistemas de regulación para mantener el equilibrio dinámico del organismo. La temperatura corporal constante es una característica vital del organismo humano que se realiza a través de la termorregulación – mecanismos de regulación que aseguran el equilibrio permanente entre producir calor (en un ambiente frio) y perder calor (en un ambiente caliente).

El área húmeda del Spa, área de hidroterapia, incluye desde sauna, vapor, jacuzzi, piscinas frías, tibias y calientes, regaderas de diferentes tipos, hasta cuartos de hielo y regaderas de nieve. Existe la aplicación curativa y preventiva del agua a diferentes temperaturas, presiones, estados (vapor, líquido, nieve, hielo) y técnicas; así como el uso de otros ingredientes como bióxido de carbono, oxigeno, ozono, extractos de plantas medicinales, aceites, sales etc. De este modo se amplia el campo de la hidroterapia, que se le llama correctamente Hidrotermoterapia.

Los estímulos térmicos determinan modificaciones a nivel de piel y circulación sanguínea, y los mecanismos de termorregulación son controlados por centros nerviosos superiores y cerebrales.

Tanto el calor (sauna, vapor y baños calientes) como el frío (baños fríos, cuartos nieve y de hielo, regaderas de nieve) por poco tiempo son estimulantes del sistema nervioso y por tiempo prolongado disminuyen la sensibilidad nerviosa, el frio inclusive actúa como anestesia. El alcohol actúa como depresor general del sistema nervioso central y esto no se permite la adaptación correcta del organismo a las condiciones creadas dentro de las instalaciones del Spa poniendo su salud en riesgo.

El alcohol a nivel de los riñones inhibe la función de la hormona antidiurética, por lo que aumenta la pérdida de líquidos a través de la orina, en la piel se produce vasodilatación y aumento del flujo de sangre lo que incrementa la sudoración y el calor produce vaso dilatación y aumento del sudor provocando deshidratación.

Debido a la vasodilatación y deshidratación, el alcohol influye negativamente en la termorregulación, produce alteraciones del ritmo cardiaco y la presión arterial. El calor de 38°C a 40°C genera que la actividad cardiaca aumente de 30% a 42%, a 46°C aumenta de 300% a 400%. El pulso aumenta 10 pulsaciones por cada grado de temperatura a partir de 38°C. La presión arterial a más de 40°C sube. En estas condiciones el sistema cardiovascular está sometido a una sobrecarga que pone en riesgo su integridad.

Todas las instalaciones (tanto calientes, como frías) se pueden usar de forma independiente o en forma de rutina como terapia de fortalecimiento del organismo. La Cura Kneipp es una de las tendencias más acentuadas de la industria Spa este año. Esta terapia trabaja mucho sobre la sensibilidad al frio, calor e integración nerviosa, se basa en el cambio de calor a frio y viceversa para entrenar y fortalecer todos los aparatos y sistemas del organismo: estimula la actividad termo regulatoria, mejora la circulación periférica y estimula la actividad inmunológica, mejorando la resistencia y el rendimiento del organismo.

No se recomienda el Spa en caso de consumo de alcohol ya que la sensibilidad y la integración nerviosa se ven afectadas, así como otros aparatos y sistemas (como el cardiovascular, que en lugar de sufrir una mejora en su rendimiento, está en riesgo al verse afectada su integridad y buen funcionamiento).

No hay que olvidar que el spa es salud a través del agua.

Sección de la revista: 
Edición: 
phanie
Share this post: