HIDROGIMNASIA: MOVIMIENTO EN EL AGUA

Una nueva técnica de gimnasia considerada aeróbica por el elevado consumo de oxígeno que precisa.

La hidrogimnasia surgió como una forma de relajación para después convertirse en una disciplina por sí misma. Uno de sus mayores beneficios es que la persona realiza movimientos y gracias a la acción del agua casi no lo nota. El resultado es brillante, ya que se queman mucho más calorías que con una clase aeróbica normal, casi sin sentir el esfuerzo.

El estar en contacto con el agua también hace que la actividad sea mucho más divertida. Olvídate de algunos inconvenientes que van desde andar transpirando la camiseta, hasta los saltos que resultan contraproducentes para aquellas personas con sobrepeso, dolor de rodillas o con problemas en las articulaciones, sobre todo en el caso de las personas más grandes. La hidrogimnasia parece ser la opción ideal para disfrutar de una actividad física de bajo impacto.

Uno de los mayores beneficios que tiene practicarla es el contacto con el agua. Son pocas las personas que son conscientes de que este es muy bueno para mejorar la circulación sanguínea. Además, produce un mejor balance térmico al hacer ejercicio, con una mayor sensación de comodidad; por otro lado la resistencia que ejerce el agua ayuda al desarrollo y la tonificación muscular, y permite que el cuerpo mantenga la postura adecuada, sin forzarlo. 

Este tipo de gimnasia es una forma de hacer que te veas bien, sin poner en riesgo tu salud, ya que brinda todos los beneficios de la práctica del deporte y reduce la posibilidad de lesiones. Por eso suele ser una de las disciplinas preferidas por embarazadas y personas mayores, ya que cumple con los objetivos al tiempo que no tiene malas consecuencias físicas.

Otro de los beneficios estéticos es su contribución a mejorar la circulación al lograr que la piel se vea mucho mejor, y  ayudar a eliminar la celulitis. Cuando el cuerpo se mueve en la alberca, el agua choca con él, lo que permite que la presión que ejerce el agua comprima la grasa acumulada. Al tiempo de realizar este ejercicio, se verá un efecto similar al que se observa en la piel de quienes se hacen masajes del estilo del drenaje linfático y reducirá las grasas que suelen ser más rebeldes, además de servir como aliado contra la retención de líquidos, un problema que suele aquejar a muchas personas.

Como habrás notado, hacer hidrogimnasia es bueno para la salud. El único contra que algunos podrán atribuirle es que los resultados no se ven en poco tiempo. Sin embargo, con unas tres clases semanales, pronto podrás notar sus beneficios.  

En portada
Sección de la revista: 
David
Share this post: