HOTEL HACIENDA DE COCOYOC

REMONTARSE A LA MEMORIA ES REVIVIR, ES PRESERVAR NUESTRA HISTORIA CON UN SENTIDO NUEVO HACIA EL DESCANSO. MIENTRAS EL CUERPO Y ESPÍRITU SE TOMAN UN RESPIRO ES POSIBLE HACER UN VIAJE A TRAVÉS DEL TIEMPO, RODEADO DE LA VEGETACIÓN ENDÉMICA DEL LUGAR.

Para el año de 1660 la Hacienda de Cocoyoc tuvo su mayor esplendor, sus tierras se trabajaban para el cultivo de azúcar y llegó a alcanzar grandes extensiones. Pero fue hasta que estalló la Revolución Mexicana en 1910 que todas las haciendas, sobre todo las de la región, se vieron mutiladas. Al finalizar la guerra, 11 años después, las tierras se repartieron entre campesinos y trabajadores. El señor Paulino Rivera Torres adquirió lo que quedó de la Hacienda de Cocoyoc y la convirtió en un lugar de ensueño para el descanso, un hotel de 5 estrellas con spa y campo de golf, conocido como El paraíso de América.

DESCANSO EN UNA JOYA COLONIAL
Con todas las amenidades que un hotel de esta categoría puede ofrecer incluso chapoteadero y tobogán para la diversión de los más pequeños, y canchas de tenis, entre muchas otras, la estadía aquí puede ser fascinante. Cualquiera de las 286 habitaciones y suites te invitará a imaginar cómo se vivía en el siglo XVII gracias a la decoración colonial mexicana. Los paseos a pie, o en caballo y carretas por los majestuosos jardines, te abrirán camino a la arquitectura de la época como la del claustro, el monasterio y la capilla o, las trojes, lugar donde en tiempos remotos se almacenaba la caña antes de entrar al trapiche; y el acueducto, el cual sigue en uso para llevar agua a los terrenos de cultivo, además de generar diferentes cascadas que te envolverán en un entorno cautivador y relajante.

PARA LOS AMANTES DEL DEPORTE Y EL DESCANSO
El hotel ofrece a sus huéspedes un exclusivo spa con todo un menú de tratamientos y masajes para elegir, así como un campo de golf de 9 hoyos o bien, el traslado a otro campo ubicado a 15 minutos de las instalaciones, con reservación previa.

PENSANDO EN EL FUTURO
Un desarrollo turístico con tanta historia, representa una gran responsabilidad para su preservación, por ello, la administración se ha convertido en un gran custodio. Para minimizar la huella ambiental se utiliza paneles solares, planta de tratamiento; el reciclaje de basura y el tratamiento de basura verde (compostas) son acciones que en conjunto ayudarán para que los hijos de nuestros hijos también tengan oportunidad de revivir el pasado mientras descansan y escapan de la rutina.

En portada
Sección de la revista: 
adriana
Share this post: