HOTEL TEOCALLI

ESTAR EN ARMONÍA CON UNO MISMO ES ESTAR BIEN CON TODO LO QUE NOS RODEA.

Un lugar que sintetiza la magia de Tepoztlán es el hotel Teocalli. Su nombre: “La Casa de los Dioses”, hace referencia al legado cultural del pueblo y anuncia una experiencia de reencuentro con lo sagrado.

Al cruzar el portón, nos recibe un puente donde peces nadan apaciblemente en un estanque. Después un pacífico paseo por el jardín con alberca, no hay nada más que se antoje que darse un refrescante chapuzón o sentarse a disfrutar de una buena lectura. Al fondo se extiende un paisaje dominado por el prodigioso cerro del Tepozteco.

Su decoración tiene el balance perfecto entre la elegancia y la calidez. Las paredes tienen murales inspirados en el arte prehispánico, con seres míticos que parecen recordarnos la existencia de un mundo más profundo y mágico. En medio de un jardín, una estatua de Buda sonríe. Las habitaciones son confortables, aunque quienes esperan ir directamente a la cama y encender la televisión, se llevarán una experiencia diferente: no hay pantallas en las habitaciones, pues el lugar está diseñado para alejarse lo más posible de las experiencias rutinarias y de la tecnología.

El hotel brinda una sabia selección de servicios de spa, yoga y meditación ideal para relajarse y apagar el ruido mental. Los masajes son ¡fuera de serie! Otras técnicas incluyen las piedras calientes, acupuntura y quiropráctica. 

Uno de los puntos más fuertes del hotel y uno que lo conecta con las tradiciones locales, es el temazcal. Este ritual se lleva a cabo desde tiempos precolombinos y se trata de un baño de vapor con plantas medicinales que se ofrece en una construcción de adobe creada especialmente para este propósito. Al final, el cuerpo queda libre de toxinas mientras que la mente se aclara y se despeja.

Cuando por fin llega la hora de comer, el hotel vuelve a demostrar su buen gusto y atención al detalle con su menú. Los huéspedes podrán disfrutar de una comida deliciosa, con tortillas y salsas hechas a mano, que además se apega a la filosofía Slow Food. Una vez más, el hotel Teocalli nos invita a tomar un respiro y disfrutar en calma de uno de los más grandes placeres de la vida.

El hotel Teocalli busca en todo momento brindar una experiencia reparadora. Sus hermosos jardines y pacíficos recintos están envueltos en un aura de armonía, mientras que sus servicios, así como el trato amable y cálido del personal, dejan claro que cada detalle está atendido pensando siempre en el bienestar del huésped, ofreciendo una experiencia holística única.

En portada
Sección de la revista: 
adriana
Share this post: