IMPLANTE DE PLACENTA

Actualmente este método francés, que equilibra el sistema neurovegetativo, está siendo todo un éxito en Europa y afortunadamente ya contamos con él en México.

La placenta obliga al organismo a obtener un equilibrio, a que se absorban todos los nutrientes y se desechen las toxinas de manera correcta. Como resultado, el proceso de envejecimiento se hace más lento, ya que las células viven más tiempo. Hay mejor producción de colágeno y elastina, y la piel se ve más fresca e hidratada.

Ayuda en la menopausia, pues se tiene una mejor producción hormonal. La calidad de vida de las personas con diabetes e hipertensión mejora muchísimo. El cabello se mejora bastante, además de que se fortalece la raíz, y se detiene la caída, causada ya sea por cuestiones hormonales, emocionales o estrés. Aporta más vitalidad y energía; además combate el insomnio.

Se extrae de mujeres jóvenes a través de cesárea. Se toman los contenidos que tenga la placenta, incluyendo transición de cordón, para contar con células madre. Las placentas se someten a muchos procesos, antes de ser colocadas.
Primero, se le extrae la sangre y el plasma, para evitar riesgos de infección; se centrifuga y posteriormente se esteriliza con radiaciones gama. Así se trata de un tejido totalmente seguro. La placenta se hidrata gradualmente, crece y empieza a administrar nutrientes. Los beneficios permanecen por un año.

Al colocar el implante de placenta se permite la liberación permanente de nutrientes, lo que estimula así al organismo a absorberlos y a desechar toxinas de manera correcta. Como resultado, el proceso de envejecimiento se hace más lento, ya que las células viven más tiempo. El objetivo particular de la placenta es restaurar cada órgano y sistema interno que esté envejecido, enfermo o dañado.

¿Cómo hace esto?
Se realiza el cambio de células por similitud. Entra al organismo por vía linfática y sanguínea, realiza un reseteo de cada órgano o sistema dañado y estimula la regeneración del mismo. Cuando nuestro cuerpo tiene un sistema inmunológico bajo, comenzamos a tener fallas en cualquier órgano o sistema, lo que abre la puerta para que virus, bacterias, hongos etc., alteren nuestra calidad de vida y nos provoquen múltiples síntomas como cansancio, estrés, dolor muscular, pérdida ósea, alteraciones nerviosas; con el paso del tiempo este envejecimiento celular llega a convertirse en un conjunto de síntomas llamado síndrome o enfermedad crónico degenerativa.

Nuestro cuerpo es maravilloso, cuando de manera externa proporcionamos a la célula nueva información y una nutrición adecuada, sabemos que contamos con células estomacales que se regeneran en horas, sabemos que el hígado se puede regenerar al 100 % en cuestión de un mes. Entonces por qué no creer que todo nuestro cuerpo pueda rejuvenecer entre cinco y diez años a nivel celular en tan sólo seis meses.

En portada
Sección de la revista: 
adriana
Share this post: