Interiorismo y amor, un modelo de negocio

Hospedarse en un hotel por un corto periodo de tiempo es una actividad económica con gran peso en nuestro país. El interiorismo de este tipo de hoteles —moteles, hoteles de paso como generalmente se conocen— era inexistente, pero la tenacidad de una empresa mexicana, DIN interiorismo, logró transformar el concepto y convertirlo en: Hoteles de amor.

Platicando con Aurelio Vázquez, fundador y director creativo de esta firma especializada en el interiorismo en México, nos comentó que la labor más importante del diseño para el cambio en estos hoteles no fue la estética. “Un beneficio muy importante es que se alejan del modelo de guerra de precios ya que lo que ofrecen es distinto a su competencia y establece una mejor relación entre usuario y prestador de servicio. La correcta inversión en factores que marcan la diferencia e inclinan la balanza al momento de la toma de decisión del cliente son la mejor apuesta” afirma Aurelio.

El diseño de estos espacios siempre busca generar una experiencia distinta, memorable y fantástica en los clientes, lugares únicos pensados en el usuario que eliminan la desastrosa imagen que tenían, al cambiar la percepción a algo positivo y amoroso. “El nuevo diseño también afecta positivamente al personal del hotel y sus dueños, quienes toman una nueva actitud ante el servicio que siempre han dado y buscan ser parte de la atmósfera. El diseño ayuda también a tener un mejor servicio y una influencia muy positiva en la operación.”

¿Qué fue lo que te atrajo de este mercado? “Es tan atractivo, como cualquier otro, en donde el diseño no existía o no tenía un papel relevante. Si tu competencia empieza a hacer sus hoteles con diseño y le va mejor sales corriendo a buscar a alguien que te diseñe tus hoteles. Pero también es importante considerar, aunque suene repetitivo, que el diseño no lo es todo, es solamente una parte de una compleja operación que debe estar orientada a tener un excelente servicio. Si a una operación sana, eficiente y eficaz le sumamos el ingrediente diseño es casi posible asegurar un gran éxito” nos comenta con entusiasmo Aurelio.

¿Cómo logras que cada proyecto sea único? “Cada proyecto tiene elementos distintivos que lo hacen único, sin embargo la iluminación siempre trata de generar distintas escenas para que cada cliente escoja la que más le guste, mezclando tipos distintos de luz (incandescente, fluorescente, leds, etc. así como directa, indirecta, puntual, etc.) Los textiles siempre son sintéticos, tipo pieles vinílicas, por cuestiones de limpieza. Mucho mobiliario es de obra, las texturas siempre suaves al tacto y los colores suelen ser muy provocadores. En todos los casos, se genera una paleta de color que enfatice la personalidad de cada proyecto y cada uno de los elementos que forma parte del cuarto y el diseño del hotel en general considera el uso de las gamas seleccionadas. Los porcentajes de color se van definiendo de acuerdo con cada ambiente, para lograr una mezcla que permita que el usuario se identifique y de esta forma enfatizar una experiencia perdurable”.

Cambiar la mala fama que tenían este tipos de hoteles y transformarlos utilizando 25 años de experiencia en el interiorismo y el diseño da como resultado nuevos espacios que ahora son románticos, alegres, divertidos, amorosos, memorables y un buen negocio.

En portada
Sección de la revista: 
adriana
Share this post: