ORGANICO HOTEL BOUTIQUE

AUNQUE PAREZCA IMPOSIBLE EN LA CDMX RESPIRAR AIRE PURO, ASÍ COMO DISFRUTAR DE LA TRANQUILIDAD ENTRE LUJO Y COMODIDAD, EXISTE UNA MARAVILLOSA POSIBLIDAD DIGNA DE APROVECHARSE.
 
Oculto en el bosque del Ajusco se halla un paraje de ensueño. Un día, un fin de semana o los días que tu cuerpo lo exija, te puedes regalar la mejor escapada con todos las maravillas que el ambiente de montaña ofrece, tan sencillo como ir hacia el sur de la Ciudad de México.
 
 
Con Imagina las sensaciones que puedes experimentar mientras montas a caballo, haces senderismo, escalas, paseas entre los árboles en un cuatrimotor, hasta que finalmente al regresar al hotel, disfrutas de un pícnic para dejarte fascinar por los tonos que van adoptando los pinos conforme va transcurriendo el día; o bien, te dejas llevar por los encantos del bosque frente a una fogata. 
 
Tan mágico es este lugar que es ideal para todos. Un tiempo inmejorable en pareja con una refinada cena romántica o un spa en la misma suite donde te hospedas; incluso es perfecto para ir en familia porque la tranquilidad y el escenario que aquí se vive es bien merecida para chicos y grandes; además, el lugar se adapta de manera idónea para reuniones de negocio, porque simplemente ofrece los recursos y un ambiente único para fomentar el pensamiento creativo.
 
COMODIDAD, EXCLUSIVIDAD y DISEÑO
Son solo 9 suites de lujo, todas con chimenea y calentador para esas noches de frío. Cada una está especialmente diseñada bajo un concepto minimalista industrial y, la atención del personal es tan cercano que no te quedará duda de lo que realmente es un hotel boutique porque aquí vivirás el concepto en todo su esplendor. 
 
RESPETUOSO ANTE EL ENTORNO
A veces no paramos a pensar todo lo que se llega a poner en juego cuando un lugar de descanso se encuentra en medio del bosque. En este caso, el hotel es completamente respetuoso con su entorno, por ejemplo, en la habitaciones encontrarás los snacks en envases de vidrio re usable, lo que contribuye a disminuir los residuos. La leña que utilizan son de árboles secos comprados a la gente del pueblo. Y no nos olvidemos del Restaurante Don Petro, en él podrás degustar exquisitos platillos hechos con productos frescos, orgánicos, locales, artesanales o dentro del comercio justo.
 
Naturalmente, cada detalle está pensado en perfecta armonía para vivir la mejor experiencia de montaña en la Ciudad de México.
 
 

 

Sección de la revista: 
adriana
Share this post: