STAND UP PADDLEBOARDING (SUP)

PARA AQUELLOS QUE SE VEN ATRAÍDOS POR EL MAR PERO LAS OLAS LIMITAN LAS POSIBILIDADES DE DISFRUTAR UNA AVENTURA EN EL AGUA.

E l Stand Up Paddle también conocido como SUP es una variante del surf, en lugar de viento y olas se necesita un remo, buen equilibrio y ganas de conquistar los encantos del océano. En los últimos años este deporte ha conseguido más adeptos, hay quienes lo practican por ocio hasta profesionales quienes compiten internacionalmente.

Para entender la diferencia, podemos concentrarnos en el tamaño de la tabla, el cual es mucho más grande que la del surf, y con la ayuda de un remo ajustable a la altura de cada persona, te impulsas sobre el agua para desplazarte. El Stand Up Paddle no es solo recreacional, también sirve para ejercitarte. Quien está sobre una paddleboard usa, prácticamente, cada músculo de su cuerpo. Las piernas se ejercitan al mantener el equilibrio; los brazos, espalda y hombros, al remar. Sencillamente, sentirás cómo trabajó todo tu cuerpo una vez que pises tierra firme.

Todo depende de ti, si quieres un ejercicio intenso, el mar abierto, olas y corrientes oceánicas, será lo adecuado, siempre y cuando seas un experto en esta actividad, pero si lo que quieres es iniciarte, solo necesitas un mínimo de equilibrio y fuerza para mantenerte en pie e impulsarte con el remo.

Es tan versátil el Stand Up Paddle, que te maravillarás al ver algunos que se pasean con sus hijos, cómodamente de rodillas y hasta con su perro de tripulante, siempre y cuando se trate de aguas tranquilas.

NAVEGACIÓN DE LOS POLINESIOS
La idea de remar en el mar parado sobre una tabla se remonta a los habitantes de la Polinesia, cuando utilizaban este medio para transportarse. Fue en Hawai, en la década de los 60, cuando los instructores comenzaron con esta nueva variante del surf.

¿DÓNDE PUEDES PONER EN PRÁCTICA TUS HABILIDADES?
Sin pensarlo mucho, el lugar ideal para esto es el hermoso poblado de Sayulita, en la costa mexicana del Pacífico, nombrado recientemente Pueblo Mágico. Te enamorarás de su estilo “hippie-chic” y su playa repleta de amateurs y profesionales de este deporte, así como de las diferentes opciones para rentar tablas y solicitar una lección previa de entrar al mar. Rentar una cuesta entre 8 y 10 USD la hora; una clase tiene un costo de 50 USD aproximadamente.

No te preocupes por las caídas al agua, seguramente, con tanto calor y esfuerzo, disfrutarás refrescarte.

En portada
Sección de la revista: 
adriana
Share this post: