SUP YOGA

EL YOGA SE REINVENTA: LAS TRADICIONALES POSTURAS QUE SE REALIZAN EN UN TAPETE AHORA ES POSIBLE PRACTICARLAS SOBRE UNA TABLA EN EL MAR.

¿Te sientes como pez en el agua cuando se trata de practicar algún deporte acuático? Pero también ¿te encanta estar en busca de actividades que te brinden paz interior?
Te presentamos una disciplina que combina una experiencia que abarca tanto lo espiritual como lo físico. Se trata del SUP YOGA, esto es realizar diferentes posturas propias del yoga pero sobre una tabla de Stand up Paddle (SUP).
Esta nueva modalidad de la ancestral disciplina de posturas corporales comenzó a practicarse en Florida y ahora, está causando sensación en muchas playas alrededor del mundo.
Para practicar este nuevo estilo de yoga solo hay que saber nadar y tener un conocimiento básico del surf para poder mantener el equilibrio en la tabla. Aunque al principio parezca un poco difícil, con paciencia y tenacidad conseguirás disfrutar de una nueva forma de ejercitarte y relajarte sobre el mar.

¡Prueba este desafío!
Normalmente, las sesiones de SUP Yoga duran hora y media aproximadamente. La tabla requerida es la de Stand up Paddle, esta es más ancha que las que se utilizan para el surf, y tiene un remo de casi dos metros de longitud, pero en caso de practicar yoga, este remo no hará falta. Primero se comienza en la arena, a la orilla del mar, con una serie de estiramientos, unos saludos al sol y después ¡al agua!
El objetivo es poder realizar algunas posturas de equilibrio y algunas series de planchas para después finalizar con una relajación: acomódate boca arriba en la tabla (savasana) y sincroniza tu respiración con el suave oleaje del mar. Te fusionarás sintiendo que formas parte de la inmensidad del océano.

RECOMENDACIONES
1. Empieza por posturas sencillas que te permitan mantener los dos pies encima de la tabla.
2. Es importante que la tabla tenga una gran superficie para que trabajes cómodamente.
3. Realiza movimientos lentos para pasar de una a otra posición.
4. Para no perder el equilibrio cuando intentes moverte trata de mantener la vista en un punto fijo.
5. Y por supuesto, hidrátate y protégete del sol con una buena crema solar biodegradable que no afecte a la vida marina.
Notarás los beneficios desde las primeras sesiones: fuerza, flexibilidad, coordinación, resistencia, concentración, armonía y conexión con el mar.
Mantener el equilibrio será todo un reto pero sin duda será una manera maravillosa y muy divertida de estrenarte en esta nueva práctica. ¿Te animas?

En portada
Sección de la revista: 
adriana
Share this post: