Un vino exitoso… también es cosa de mujeres

¿CUÁNTAS VECES HEMOS ESCUCHADO LA FRASE “ES COSA DE HOMBRES”? PERO EL MUNDO DEL VINO TAMBIÉN ES COSA DE MUJERES.

Desde el comienzo del vino, hasta la actualidad, las mujeres han jugado un papel muy importante en la enología, demostrando que el éxito no distingue género. Acompáñame a conocer un poco más sobre algunas de estas mujeres… La Viuda de Clicquot.

Peculiar nombre para una de las mujeres más importantes de la historia del vino. A sus 20 años, Nicole Barbe Ponsardin, se casó con el hijo del fundador de esta famosa bodega. Al morir su esposo, se hizo cargo de la bodega, compró muchos de sus mejores viñedos, exportó su Champagne y perfeccionó el método de elaboración del vino espumoso más conocido en el mundo.

Château Margaux es uno de los cinco Grandes Crus Classés de Burdeos desde 1855. La mujer a cargo es Corinne Mentzelopoulos. Después de la muerte de su padre, y con un grado de Literatura Clásica, tuvo que tomar el mando de la bodega. Ahí ha estado por más de treinta años, siempre con una actitud de compromiso y excelencia.

Estados Unidos ocupa el 4º lugar en producción mundial de vino. La bodega E&J Gallo, está considerada como la mayor productora en California. Siguiendo los pasos de su abuelo, hoy Gina Gallo es la enóloga y encargada de esta vinícola. Llegó hasta aquí encontrando su pasión en el negocio familiar.

Gaia Gaja forma parte del legado de una gran familia vinícola italiana. Ha continuado con el estilo de su padre, conocido como “El Rey del Barbaresco”. Además de dar a conocer sus vinos a lo largo del mundo.

México no se queda atrás, gracias a Laura Zamora quien es la enóloga responsable de una de las más antiguas bodegas del país, Santo Tomás. Su trayectoria comenzó hace algunas décadas cuando contaba con apenas 17 años. Aunque el camino no ha sido fácil, ahora es considerada como la primera mujer al mando de una bodega mexicana.

Por último, hablemos de Myrna de Liceaga. Esta mujer se volvió la columna vertical de Viña de Liceaga después del fallecimiento de su esposo en 2007. Gracias a ella, la bodega no solamente se ha mantenido con vida, sino que ha crecido exponencialmente. Definitivamente se trata de un gran ejemplo de lo lejos que nos puede llevar la pasión.

El vino ha existido a lo largo de la historia del hombre y la mujer siempre ha estado a su lado para compartirlo. ¡Qué las mujeres sigan siendo la inspiración, pero también las productoras!

En portada
Sección de la revista: 
adriana
Share this post: